Lección 1 de 0
En Progreso

Armá tu propio pitch

Santiago abril 22, 2024

El storytelling y el pitch de negocios son dos caras de la misma moneda en el mundo empresarial moderno. El storytelling implica la habilidad de contar historias que resuenen emocionalmente con la audiencia, mientras que el pitch de negocios implica presentar tu idea o proyecto de manera concisa y atractiva.

La verdadera magia ocurre cuando se combinan. Un buen pitch no es solo una lista de datos, es una historia convincente. Al incorporar elementos de storytelling en tu pitch, transformas datos fríos en una narrativa emocional. La audiencia no solo escucha cifras; se sumerge en una historia que ilustra el problema, presenta tu solución de manera única y revela el impacto que puedes tener en el mercado.

Cuando entrelazas tu mensaje en una historia, creas conexiones emocionales y haces que tu audiencia se involucre a un nivel más profundo. La narrativa captura la imaginación y permite que tu audiencia se vea a sí misma como parte de tu visión. Así, el storytelling no solo hace que tu pitch sea más memorable, sino que también aumenta significativamente tus posibilidades de captar la atención y el interés de inversores y clientes potenciales.